Nos gusta imaginar lo imposible, por eso nuestro color es el amarillo.

Exploremos y hagamos que el amarillo vibre, explote y se libere. En cada nueva expedición vamos a estar ahí, curiosos e inquietos, para viajar juntos, para que los proyectos se realicen, para que los destinos se concreten.

Tu mirada, ¿qué tan alto llega?